La regla de los 183 días para vivir sin pagar impuestos sobre la renta

La regla de los 183 días

Transparencia total: esta entrada contiene contenido promocional de mis propias ofertas y/o enlaces promocionales a productos de terceros. Este último puede ser reconocido por el asterisco (*) después del enlace. Descubre más aquí.

¿Es realmente posible vivir libre de impuestos sobre la renta usando la regla de los 183 días?

Cuando se vive en países con alta presión tributaria, es perfectamente aceptable, el desear liberarse del gran peso fiscal. La regla de los 183 días es un instrumento que tienes en tus manos para lograr este objetivo, pero esta regla no funciona por si sola. Adicionalmente debes dar de baja tu residencia fiscal actual, para realmente vivir libre de impuestos sobre la renta.

Lamentablemente, no puedo darte una guía general que abarque a todos los países y nacionalidades, debido a que cada país tiene diferentes obligaciones tributarias, leyes y procesos para darse de baja fiscal. Mi intensión con esta entrada es que comprendas en que consiste la regla de los 183 días y mostrate que necesitas para aplicarla para tu beneficio. Dependiendo de cuál sea tu nacionalidad y tu residencia fiscal actual, deberás verificar adicionalmente con las autoridades de tu país, los requisitos específicos para dar de baja tu residencia fiscal.

Primero que nada, voy a explicarte que es la regla de los 183 días y luego usaré como ejemplo el caso de España para dar de baja la residencia fiscal.

Aunque esta regla aplica para la mayoría de los países, hay naciones que aplican otro reglamento, como es el caso de Argentina. En la sección de excepciones debajo, encontrarás más información al respecto.

¿En qué consiste la regla de los 183 días?

¿En qué consiste la regla de los 183 días?

pixabay.com - succo

Cada país emplea su propia definición de residencia fiscal, pero usualmente, se te considerará residente fiscal en el país donde pases más de 183 días (6 meses) en un periodo de un año natural. Hay que tener en cuenta, que el día de entrada y de salida del país son incluidos en el cálculo de tu estadía.

Eso quiere decir que, si vives menos de 183 días en un país, no se te considerará residente fiscal y no tendrás que pagar impuestos allí, sólo y cuando no hayas generado ingresos dentro de ese país.

Con ese principio, la regla de los 183 días te permite vivir una vida libre de impuestos sobre la renta si se aplica correctamente.

Por consiguiente, si incorporas tu negocio en un país con tributación territorial como Georgia, obtienes tus ingresos independientemente de una localidad trabajando en línea, das de baja tu residencia fiscal, y no permaneces más de 183 días en ningún país dentro de un año natural, entonces te estarás liberando de obligaciones tributarias y podrás disfrutar no sólo de más libertad, sino que te quedará más dinero en tus bolsillos para disfrutarla.

Pero no puedes olvidar que la regla de los 183 días no es suficiente por si sola.

Da de baja a tu residencia fiscal

Dar de baja a tu residencia fiscal

pixabay.com - Skitterphoto

Como mencioné al principio, el hecho de no estar más de 183 días en un país dentro de un periodo de un año natural, no es suficiente para liberarte de tus obligaciones tributarias, sino que adicionalmente debes darle de baja a tu residencia fiscal.

Los requisitos y las condiciones que debes cumplir para darte de baja fiscal varían en cada país, pero independientemente del tuyo, es vital que puedas comprobar que tu núcleo principal o la base de tus actividades o intereses económicos (directos o indirectos) ya no se encuentren en ese país.

Requisitos generales

Independientemente de donde se encuentre tu residencia fiscal, deberás tomar los siguientes puntos en consideración a la hora de darte de baja de tu país:

  • Residencia fiscal: el primer paso y el más obvio, es que debes mudarte fuera del país del cual quieres darte de baja fiscal.
  • Vivienda: debes cancelar tu contrato de alquiler y asegurarte de no tener acceso a ninguna vivienda dentro del país. Esto es importante para evitar que las autoridades tributarias puedan alegar que sigas viviendo allí.
  • Inmuebles: si posees inmuebles tendrás venderlos, ya que los ingresos que recibas por concepto de alquiler deben seguir siendo tributados en el país.
  • Auto: al igual que tus inmuebles, debes vender y/o darle de baja a tu auto.  Las autoridades tributarias podrían usarlo como prueba de que sigues viviendo en ese país.
  • Familia: si estás casado y tienes hijos que dependan de ti, lo ideal es llevar a toda tu familia contigo. En caso contrario, deberás comprobar de que tu ya no vives en el país mediante un comprobante fiscal de otro país.
  • Contratos: es recomendable dar de baja a contratos de servicios como agua, luz, teléfonos. También cancelar suscripciones de revistas, gimnasio y cualquier otro contrato que no sea necesario.

Está claro que cada país tiene sus propias regulaciones y leyes específicas. Por lo que adicionalmente a los puntos anteriores, debes informarte de los requisitos específicos válidos para tu país de residencia fiscal actual.

El caso específico de España

La regla de los 183 días - El caso específico de España

pixabay.com - Efraimstochter

Si eres ciudadano español, tendrás que emigrar y registrar tu residencia fiscal en un país puente, para poder liberarte de la Agencia Tributaria Española. Adicionalmente a los puntos mencionados arriba, los españoles deben cumplir con los siguientes requisitos para poder darse de baja fiscal en España.

Antes de listar los requisitos, te recomiendo que consultes tu caso particular con un asesor tributario o incluso directo con la Agencia Estatal de Administración Tributaria, antes de darle de baja a tu residencia fiscal en España.

Requisitos específicos
  • El país puente no debe ser un paraíso fiscal: si escoges inmigrar en un país que es considerado un paraíso fiscal por las autoridades españolas, deberás continuar pagando impuestos por la renta en España por los siguientes 4 años, más el año en el que emigraste. Así que debes escoger muy bien tu nueva residencia fiscal. Verifica en este listado todos los países considerados como paraísos fiscales por la Comisión Europea. Para ahorrarte complicaciones, puedes escoger cualquier país que pertenezca a la comunidad europea o cualquier país que tenga convenios de doble imposición con España y te ofrezca una baja presión tributaria. Georgia y Chipre con su programa Non Dom son muy interesantes para este fin, porque gozarías de la tributación territorial.
  • Registrar tu nueva residencia a través del consulado: una vez que te hayas mudado al país puente, debes dirigirte al consulado español con una constancia de tu nueva residencia, para solicitar la incorporación en el padrón de españoles residentes en el extranjero.
  • Certificado fiscal: tienes que acreditar el certificado fiscal de tu país puente a la Agencia Tributaria Española. Para obtener un certificado fiscal, deberás realizar la declaración de la renta en ese país al menos por un año.  
  • Formulario 030: una vez que obtengas tu certificado fiscal, debes notificarlo a la Agencia Tributaria española utilizando el Formulario 030.
  • Regla de los 183 días: para evitar caer nuevamente en las manos de la Agencia Tributaria, debes asegurarte de no quedarte en territorio español por más de 6 meses dentro de un mismo año natural, sean estos continuos o sumados en varias visitas. Te recomiendo guardar copia de pagos de alojamiento en el extranjero, boletos aéreos, visados, etc., en caso de que necesites comprobar frente a la Agencia de Tributación que ya tu no vives en España.
¿Qué ley aplica para este caso?

Si tienes pensado darte de baja fiscal en España, te recomiendo revisar la ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, para que descartes cualquier otro punto importante que pueda aplicar en tu situación personal.

Excepciones a la regla de los 183 días - Argentina

Residencia fiscal en Argentina

pixabay.com - Pexels 

A pesar de que esta regla aplica para la mayoría de los países, existen ciertas naciones que implementan su propia regla para determinar la residencia fiscal.

Como ejemplo, tenemos el caso de Argentina, en donde se impone una regla de 90 días.

Esto quiere decir, que una persona de nacionalidad argentina que haya perdido su condición de residencia fiscal en Argentina, no debe pasar más de 90 días por año natural en territorio argentino. En caso contrario, esta persona estaría considerada nuevamente residente fiscal en Argentina y tendría que tributar en ese país por su renta mundial.

Esta limitación aplica tanto para estadías de forma continua o compartida en varias visitas. Así que es importante que la suma de las visitas no exceda los 90 días durante cada período de 12 meses.

¿Puedes tú usar la regla de los 183 días?

No importa donde tengas hoy tu residencia fiscal, con un poco de investigación para tu situación personal y aplicando correctamente la regla de los 183 días, puedes evitar pagar impuestos sobre la renta y toda la burocracia que esta acarrea consigo. De esta manera retendrás y podrás disfrutar mucho más del dinero que te has ganado con tu propio sudor, al no permitirle al estado que te arrebate lo que te pertenece.

Si deseas conocer cómo aplicar esta regla en tu caso particular y encontrar la mejor estructura internacional para tu negocio, con gusto podemos evaluar tu situación actual en una consultoría.

Si tienes alguna pregunta respecto a cómo puedes aplicar la regla de los 183 días en tu caso personal, no dudes en escríbeme debajo en los comentarios y estaré respondiendo tus inquietudes lo más pronto posible.

Jose

¡Hola! Soy José y estoy aquí para ayudar a personas autónomas, nómadas digitales, emprendedores e inversionistas, a internacionalizar su vida y su negocio para liberarse de impuestos y proteger su patrimonio. Yo dejé mi carrera empresarial de más de 12 años como consultor de tecnología para dedicarme a crear una vida libre, trabajar independientemente y viajar por el mundo, lo cual llevo haciendo por más de 2 años. Busquemos juntos las mejores opciones de internacionalización para ti

  • Avatar Armando dice:

    Hola, muchas gracias por este excelente artículo. Realmente me has aclarado muchas de mis dudas. En un futuro quiero aprovechar la regla de los 183 días y me gustarías confirmar contigo un detalle.

    Mi caso es el siguiente, en 2017 compré cierta cantidad de Bitcoin siendo residente fiscal en España. Un documento publicado por la agencia tributaria de Portugal en el 2016 establece que los ingresos por la venta de criptomonedas en Portugal no están sujetos al impuesto sobre la renta.

    https://es.cointelegraph.com/news/why-are-portuguese-increasingly-excited-about-cryptocurrency-trading-expert-blog

    Me gustaría en un futuro aprovechar esta ventaja y evitar el impuesto por incremento patrimonial que tendría que pagar siendo residente fiscal de España.

    Si por ejemplo, me mudo de España a Portugal un enero y hago todos las recomendaciones que comentas en el artículo ¿podría vender Bitcoin digamos en febrero o debo esperar los 183 días para así poder declarar en Portugal dichas plusvalías en la declaración del año siguiente?

    De ser viable esta idea, cuando decida hacerlo seguramente contrataré vuestros servicios de consultaría para no cometer ningún error.

    • Jose Jose dice:

      Hola Armando,

      Primero que nada, muchas gracias por tu comentario.

      Debes tomar en cuenta que el cambiar tu residencia fiscal de España a Portugal tomará un tiempo. Para poder darte de baja fiscal en España correctamente, deberás proveer un certificado fiscal de Portugal, y para obtenerlo, tendrás que vivir por lo menos 183 días en Portugal. Si consigues un empleador, es posible que lo puedas hacer un poco más rápido, ya que los impuestos son deducidos directamente del salario.

      Lo más recomendable sería también esperar al siguiente año fiscal (luego de tu baja en España) para la venta de tus Bitcoin. De esta forma se puede evitar que Hacienda trate de gravar las plusvalías obtenidas por la venta.

      Espero haya podido aclarar tus dudas.

      ¡Saludos!

  • Avatar Rubinho dice:

    Hola a todos Uds y felicitaciones x brindar buena info cuando escasea. podría consultarles sobre el tema de los 183 de estar viajando en España ya te considera residente fiscal .? y como cuentan esos dias pues dice en el año natural y ése comienza 1 de enero , entonces los días anteriores no suman? o suman desde el inicio del año y se puede estar desde octubre 2019 y seguir en España y al iniciar el año comienzo a contar de 1 día? xq siendo así podría estar más de 6 meses seguidos sin salir de España legalmente. medio largo pero no está claro en ningún lado y Uds puede lo sepan aclarar. muchas gracias y más felicitaciones

    • Jose Jose dice:

      Hola Rubinho,

      Gracias por tus palabras y comentario.

      En teoría el año natural empieza el 1 de enero de un año y finaliza el 31 de diciembre del mismo año.

      La regla de los 183 días es sólo un nivel que se evalúa para considerar si una persona es residente fiscal o no, pero no es el único aspecto que Hacienda considera y tampoco el de más peso.

      Si tu núcleo principal o la base de tus actividades o intereses económicos reside en España, no importa si sólo pasas un único día por año en el país, igualmente serás considerado residente fiscal.

      El hecho de que permanezcas más de 6 meses seguidos en el país, incluso si no es el mismo año natural, presume que el núcleo principal de tu vida se encuentra en España, y por ende puedes ser catalogado como residente fiscal por Hacienda. El núcleo de vida abarca alquiler de vivienda, coches, contratos y membresías como teléfono, seguros, gimnasios, etc., conyugue e hijos en caso de tenerlos.

      Otro aspecto que juega un rol determinante es si eres nacional español o extranjero. En el caso de los nacionales, las reglas pueden ser aplicadas de forma más rigurosa que para el caso de los extranjeros.

      Es difícil dar una respuesta específica a tu caso porque no conozco tu situación a detalle, pero por lo general, si quieres evitar ser considerado residente fiscal por Hacienda, no te recomendaría pasar más de 6 meses consecutivos en territorio español, incluso si serían 2 años naturales diferentes. Lo mejor sería salir por un tiempo prudente, por lo menos 1-2 meses y luego volver.

      Espero haya podido ayudarte con mi respuesta.

      ¡Saludos!
      Jose

  • >